juegos de rol
 ChatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Cuatro meses tras los demonios... Charlotte.

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> personajes -> gato
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Gato
gran aventurero



Registrado: 14 Jun 2013
Mensajes: 484




MensajePublicado: Dom Dic 15, 2013 12:42 am    Asunto: Cuatro meses tras los demonios... Charlotte. Responder citando

-Charlotte-


Charlotte, los Honeywell, fueron nombrados alta nobleza en el Imperio. Charlotte decidió mudarse a la mansión en el pantano, la que era la vivienda principal de los Honeywell antaño.

Ah… -suspira- que recuerdos… Dice Charlotte observando la fachada de la mansión.

Charlotte entra, hay varias doncellas ya limpiando y varios hombres con las reparaciones. Charlotte va a una parte especial para ella de aquella mansión, al entrar en la habitación ve un gran piano de cola. Charlotte sacó un pañuelo, lo puso sobre el banquito frente al piano y se sentó. Empezó a tocar el piano, Charlotte tocaba muy bien el piano.

Tu tocabas el piano mejor que yo…

Charlotte para entonces de tocar el piano, y aun sentada, mira a la pared, se queda observando un retrato.

¿Por qué… por qué tuviste que dejarnos tan pronto? –Charlotte empieza a llorar- madre…

Charlotte se levanta del banquito, se acerca al cuadro que observaba, en el había una mujer retratada.

Si pudieras ver todo lo que he logrado… -Charlotte lleva su mano al retrato- estar aquí junto a mi… te añoro tanto…

Alguien llama a la puerta y entra.

Doncella: -Señorita, ya han traído lo que encargó.

Charlotte, rápidamente, pasa su mano por su cara, por sus lagrimas. De acuerdo, gracias, puedes ayudar con la limpieza ahora.

Doncella: -Como mande –reverencia-.

Charlotte va hasta un patio, jardín, interior cubierto, al cual se accede solo por una habitación.

Criado: -Señorita. Saluda al ver a Charlotte. Como usted encargó, aquí tiene. El hombre indica, señala, una flor.

Gracias, puedes seguir con tus otras labores.

El criado hace una reverencia y se va.

Esta era tu favorita… -sonríe, pero esta triste- me decías que era tan bonita como esta flor. Charlotte se acerca a la flor, era un capullo blanco cerrado. Charlotte saca la flor de la maceta y la planta en el suelo, en el centro de la habitación. Espero que esto aun funcione…

Charlotte se acerca entonces a una palanca, tira de ella, tiene que hacer bastante fuerza pues estaba algo oxidada. Entonces una especie de esfera bajó de una trampilla en el techo. Charlotte sacó su varita y lanzo un proyectil a la esfera, la cual se iluminó de un brillo blanco al impactar el proyectil. La esfera brillaba suavemente con un tono blanco, una especie de polvos mágicos caían de ella, caían a la tierra. La flor entonces se abrió, brillaba con un tono blanco y expulsaba una especie de esporas brillantes que flotaban por la habitación, las esporas se esfumaban tras un rato, pero salían más de la flor.

Yo creo que tu eras aun mas hermosa… tu eras tan guapa, tan… perfecta… tus modales, tu trato hacia todo el mundo, tu dulzura…

Charlotte se va entonces de la habitación, no sin apagar antes el mecanismo de esta. Fuera se encontró con James, el cual se acercó a ella.

James: -Señorita, lo que me encargó ya esta listo.

Perfecto.

Charlotte sale al exterior, siguiendo a James. En el exterior una doncella da a Charlotte unos guantes, los cuales se pone Charlotte, luego James le entrega un arco.

James: -Cuando quiera, señorita Charlotte.

Charlotte extiende su mano hacia James sin dejar de mirar al frente, a una diana. Flecha.

James: -Aquí tiene.

Charlotte tira entonces la flecha con el arco. Flecha. Vuelve a decir Charlotte. Flecha (…) Flecha (…) Flecha (…).

Tras varias horas… Charlotte acierta su primera flecha, no en la diana, pero si en la base en la que esta sujeta. Charlotte sonríe, se encuentra feliz.

Faustin: -¡Bien hecho, señorita, es usted la mejor!

Charlotte se pone seria entonces y vuelve a decir “flecha”.

Así estuvo hasta bien tarde, que Charlotte para de entrenarse con el arco.

Bien, ahora empecemos con lo otro.

James: -¿Esta usted segura señorita? Parece agotada… yo consejería que…

Interrumpe a James. ¿No me has oído James? Trae lo necesario.

James: -Lo siento, señorita, como ordene.

James vuelve entonces con una coraza.

James: -Tenga cuidado, es bastante pesada, no quiero que se haga daño.

Tranquilo, pónmela.

James ayuda a Charlotte a ponerse la coraza, Charlotte casi se cae al suelo, pero James la aguantó. Luego Charlotte intentaba caminar con la coraza puesta. La noche cayó.

James: -Es tarde ya señorita, volvamos.

De-de acu-cuerdo… Dijo agotada, jadeando.

James ayudó a Charlotte a quitarse la armadura, Charlotte casi cae entonces exhausta al suelo, pero James la sujetó. James ayudó, poniéndole el brazo para que se sujetara, a llegar a la mansión a Charlotte, una vez allí…

Gracias James, pero puedo seguir sola.

Charlotte suelta el brazo de James y camina hacia el baño, teniéndose que apoyarse a veces en la pared, pues estaba exhausta e iba tambaleándose.

James, hablando para el solo: -Estoy orgulloso de usted señorita –sonríe-.

Charlotte llega entonces al baño con mucho esfuerzo, era un baño enorme con una gran bañera, unas doncellas le tenían preparado el baño con el agua caliente. Aun salía agua de la fuente, con forma de león que había en la pared, estaba bastante caliente pues salía vapor. Las doncellas ayudan a Charlotte a quitarse algunas prendas, cuando ya esta en ropa interior Charlotte indica a las doncellas que la dejen sola. Las doncellas se van y Charlotte termina de desvestirse, luego se introduce en la bañera, se tumba. Charlotte se relaja entonces, en la bañera habían echado la esencia favorita de Charlotte, además de algunas sales de baño.

Ah… -suspira- lo necesitaba…

Charlotte estuvo un gran rato en la bañera, estuvo a punto de quedarse dormida, se puso unas ropas mas ligeras y sencillas, que no menos elegantes y fue al comedor, donde tenia lista y caliente la cena, Charlotte no comió mucho, no tenia mucha hambre. Luego de cenar, fue a su dormitorio, donde se puso su camisón (un camisón con corte de vestido, entallado y escotado) y durmió.

Así pasaron varios días, Charlotte entrenando con el arco y con la coraza, tomando algunos días, pocos, de descanso y otros para visitar a Misha y Gato.

Pasado casi dos meses Charlotte ya acertaba en la diana y aguantaba mejor el peso de la coraza, sus visitas a Misha y Gato se reducían.

Creo que es el momento de avanzar en el entrenamiento. Se dijo decidida Charlotte. Ella recordaba entonces el primer día de volver de Fortuna y probar aquellas cosas tan extrañas que le aparecieron tras la derrota en Fortuna, recordaba como no podía manipular el arco ni aguantar el peso de la armadura, es por ello que decidió entrenar para fortalecerse, eso si, con otro arco y coraza al principio. Creo que ahora estoy más capacitada.

James: -¡Usted puede señorita, ánimo!

Charlotte entrenaba entonces con el arco divino gemelo y la armadura del victorioso gemela. Al principio era casi como si no hubiera valido para nada el anterior entrenamiento, pues ni podía manipular bien el arco ni podía aguantar el peso de la armadura.

No puedo rendirme, no puedo.

James, pensando para el: -Es la primera vez que la señorita Charlotte esta tan decidida a seguir un entrenamiento… cuan orgulloso estoy de usted, bravo señorita, bravo. James sonreía.

Luego, además, Charlotte añadió a su entrenamiento clases mágicas. Empezó a leer libros, practicar hechizos, sobretodo el de Lethicia La Noble. Charlotte empezó a practicar también con el parasol a parte de la varita. Ahora Charlotte no tenia casi ningún día libre, eso si, intentaba sacar algún día para visitar a Misha y Gato.

Así siguió Charlotte hasta el cuarto mes, entrenando y entrenando. Un día, en una de sus visitas a Misha y Gato, al llamar a la puerta nadie le abría la puerta.

¿No están en casa? Bueno, quizás salieron a dar una vuelta –sonríe- me alegraría que fuera así, Misha parecía tan triste, ida, estos días…

Charlotte piensa en irse, pero llevaba una cesta con unos pasteles traídos de tierras lejanas, unos pastelitos deliciosos, y no quería llevárselos de vuelta, así que decidió entrar y dejárselos.

Espero que les gusten los pastelitos, jujuju.

Charlotte usa su hechizo “abrelotodo” y pudo abrir la puerta entonces, Charlotte entró alegre y se disponía a dejar la cesta con los pastelitos encima de la mesa, cuando oye unos pequeños sollozos. Charlotte entonces la ve, era Misha, sentada en el suelo y llorando. Charlotte deja caer la cesta al suelo y va rápido junto a Misha.

¡¿Misha, cariño, que ha pasado?! Dice preocupada Charlotte, la cual pasa su mano por el rostro de Misha.

Misha no hablaba, Charlotte estaba poniéndose nerviosa, cuando ve que Misha esta sujetando un papel en una de sus manos. Charlotte lee entonces la nota, se sorprende y luego entristece.

Misha, cariño… Dice con un tono bajo y suave a la vez que abraza a Misha.

Charlotte observa entonces la otra mano de Misha, tenia el puño cerrado, Charlotte toma la mano de Misha y esta, Misha, la abre, viendo Charlotte el anillo de compromiso de Gato.

Se ha ido… Se ha ido, Charlotte…

Misha, tranquila tu…

Misha no deja hablar a Charlotte. Él se ha ido… él se ha ido por mi culpa, todo es mi culpa…

No… no, Misha, cariño, tu no tienes la culpa.

Misha entonces empieza de nuevo a llorar y abraza fuerte a Charlotte, Charlotte también abraza a Misha, la abraza fuerte. Misha seguía diciendo “todo es mi culpa…”. Están un rato así hasta que Charlotte se separa un poco de Misha.

Misha, ven, levanta. Charlotte se pone de pie y ayuda a Misha a levantarse. Te vienes conmigo, no quiero que estés aquí sola, ¿Vale?

Misha no dice nada, ella seguía sollozando, Charlotte se entristeció y agarrándola de la mano a Misha la llevó fuera de la casa. Misha se iba parando a veces, era como si no quisiera irse pero a la vez si. Finalmente ya fuera, Charlotte seguía agarrando de la mano a Misha y esta vez la llevaba a su casa, mansión. El gato, Wina, que estaba en el tejado de la casa, las siguió al verlas irse.

Charlotte alojó a Misha en su casa, en una habitación junto a la suya en el segundo piso. Charlotte seguía entrenándose, pero en los descansos y algunos días que se tomaba libre iba junto a Misha, pero esta siempre estaba igual, ida, en la habitación, sentada en una silla y mirando por la ventana el paisaje, como esperando la vuelta de alguien. Charlotte se entristecía de verla así.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> personajes -> gato Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001, 2002 phpBB Group

Crear foro | foros de Acción | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo